CBD side effects

Cada vez más personas recurren al aceite de CBD para darle un enfoque más natural a su bienestar, pero, ¿qué sabemos sobre los posibles efectos secundarios de este compuesto? y ¿es posible consumir demasiado de algo bueno? Para averiguar qué efectos secundarios podría tener el aceite de CBD, vamos a analizar los resultados de varios estudios realizados por los principales centros de investigación, junto con los descubrimientos de una observación independiente de la Organización Mundial de la Salud. Combinadas, estas pruebas ayudarán a arrojar luz sobre la seguridad, eficacia y riesgos potenciales del CBD.

¿QUÉ SABEMOS SOBRE LOS EFECTOS DEL ACEITE DE CBD?

El potencial del CBD proviene de su interacción con el sistema endocannabinoide (SEC). La principal función del SEC es mantener el equilibrio entre las diferentes partes del organismo a través de los receptores cannabinoides de nuestros sistemas digestivo, inmunológico, nervioso central y de la piel.

Según el British Journal of Pharmacology, el CBD influye en el SEC mejorando su eficiencia global y fomentando la producción de enzimas beneficiosas y endocannabinoides. Pero el reto para los investigadores es entender el impacto exacto de esta interacción, y cómo manipularlo para contrarrestar numerosas enfermedades y trastornos.

Con tanto aún por aprender, el verdadero alcance de los efectos secundarios del CBD sigue siendo objeto de análisis. Por lo que sabemos hasta ahora, los posibles efectos secundarios son muy leves. Un estudio exhaustivo realizado por la Organización Mundial de la Salud ha declarado que: “El CBD se suele tolerar bien y tiene un perfil de seguridad bueno”. No obstante, señala que se pueden dar casos de interacciones farmacológicas.

¿PROVOCA EL ACEITE DE CBD INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS?

Lamentablemente, no es posible consumir CBD y esperar que surta efecto de inmediato. Este compuesto debe viajar a través del aparato digestivo antes de llegar al hígado, que es donde se descompone en metabolitos por acción de las enzimas, para luego ser distribuido por todo el cuerpo mediante el torrente sanguíneo.

En circunstancias normales, esta interacción no debería suponer ningún problema. De hecho, numerosos medicamentos se metabolizan de la misma forma. Un estudio publicado en MDPI Open Access, comprobó que cuando el CBD y ciertos medicamentos están presentes a la vez, compiten por la atención del organismo. La enzima CYP450 tiene una capacidad limitada, y por ello existe el riesgo de que los fármacos no se descompongan correctamente, lo que alterará sus efectos.

Si estas tomando algún medicamento con receta, consulta con tu médico antes de consumir aceite de CBD para recibir asesoramiento adaptado a tu caso en concreto.

¿CAUSA EL ACEITE DE CBD EFECTOS SECUNDARIOS?

Un estudio de 2006 publicado en Experimental Biology and Medicine descubrió que la anandamida (AEA), un importante endocannabinoide, causa “inhibición de la secreción salival”, o en términos más sencillos, sequedad de boca. Aunque este informe no implica al CBD directamente, sabemos por un estudio publicado en el British Journal of Pharmacology que este cannabinoide favorece la acumulación de AEA inhibiendo las enzimas FAAH. El resultado es una disminución temporal de la saliva.

Otros efectos secundarios posibles pero de baja probabilidad son el cansancio, la diarrea y la pérdida de apetito. Los tres fueron observados durante un ensayo clínico abierto con enfermos de epilepsia resistente al tratamiento. De los 214 pacientes analizados, el 19% notificó la aparición de diarrea y pérdida del apetito, mientras que solo un 13% sufrió de fatiga durante las doce semanas que duró el ensayo. Los investigadores llegaron a la conclusión de que el CBD “podría tener un perfil de seguridad adecuado”, pero se necesitan más ensayos aleatorios.

¿DESAPARECEN CON EL TIEMPO LOS EFECTOS SECUNDARIOS DEL ACEITE DE CBD?

Algo en lo que todos los estudios están de acuerdo es en la duración de los posibles efectos secundarios del CBD. Debido a la vida media del CBD, las dosis moderadas apenas permanecen unas horas en el torrente sanguíneo, en lugar de días. Existen, por supuesto, variables que influyen en el tiempo que una sustancia permanece en el organismo, como la edad, la circulación sanguínea, la dieta y la función hepática, pero cualquier efecto secundario desaparece con bastante rapidez.

Si tienes dudas relacionadas con el consumo de aceite de CBD, no dudes en consultar con tu médico, ya que conoce tu historial y podrá aconsejarte según tus circunstancias personales. Sin embargo, dado el tiempo que el CBD permanece en el flujo sanguíneo, cualquier efecto adverso durará poco. Y, con una probabilidad tan baja de que se produzcan efectos secundarios, no hay razón para dejar de tomar aceite de CBD como parte de un estilo de vida equilibrado.